Mito: Los gemelos traviesos.





Esta leyenda se trata de dos gemelos de sólo unos 7 años que vivían en un pueblo de Estados Unidos de solamente 500 personas de población. Pero ellos no tenían la mejor fama, eran los únicos gemelos en el pueblo y eran los más traviesos y malvados, todos los días hacían alguna de sus travesuras a los vecinos.

Un día, el más anciano del pueblo muere de manera natural, dió la casualidad que era vecino de los gemelos. Ellos, al enterarse de este suceso, corrieron hacia la ventana que daba al jardín para así saciar su curiosidad y poder ver al anciano muerto.

Cuando llegan a la ventana, ven que estaba el anciano, con el cura y el policía, entonces, esperaron a que salgan de la casa y asi poder entrar para poder verlo más cerca. Cuando salen, los gemelos entran y comienzan a jugar con el cuerpo del viejo, le movian los brazos, la boca y demás, pero en un momento escuchan el ruido de la puerta abrirse y ellos asustados se meten dentro del ataúd.
El ruido de la puerta eran el policía y el cura que venían a llevarse el ataúd, cosa que no se esperaban los gemelos, pero como tenían miedo de que lo descubran no salieron de él.

El cura y el policía lo llevaron al cementerio y allí fue enterrado.
A la noche, la madre de los gemelos comenzó a preocuparse de la ausencia de sus hijos. Al comenzar a buscar y no lograr encontrarlo por todos los lugares posibles fué a hablar con el policía, y luego de pensar, se le ocurrió que capas podían haber estado en el ataúd ya que a él, le pareció extraño el peso del mismo.
Desenterraron el ataúd y allí estaban, pero sin vida.



Comparte esta nota:
Notas Relacionadas: